Ir al dentista da miedo

10 cosas que odiamos de ir al dentista

Comentarios desactivados en 10 cosas que odiamos de ir al dentista 367

Todos los usuarios odiamos ir al dentista. Tenemos la percepción de que la mayoría de los dentistas son caros, te hacen sufrir mucho y por eso procuramos no frecuentar, bien por el miedo a pagar facturas demasiado altas o por la combinación de ambas cosas.

Para solventar el problema de ir al dentista y tener que pagar un precio alto solemos cometer el error de acudir a la primera franquicia que consigue impactarnos con alguna de sus estrategias publicitarias y pensamos que nos ahorraremos  un dinero, pero como ya hemos explicado en otras ocasiones, la cosa no es tal cual lo pintan. Con respecto a solventar el miedo al dolor, nos solemos dejar llevar más por los consejos de parientes y conocidos con la idea de que el dentista recomendado tendrá las manos de seda y la resignación parece más llevadera.

No obstante, y sea como sea, definitivamente a los usuarios no nos gusta acudir al dentista y estas son algunas de las cuestiones (en clave de humor) en las que solemos coincidir los usuarios del por qué no nos gusta ir al dentista, con muy bien que nos caigan.

1 Permanecer horas con la boca abierta provoca “mal rollito”.

A ver como lo digo… ¿Realmente pensáis que esa posición es posible mantenerla sin sufrir alguna tara? Tener la boca tanto tiempo abierta nos supone tal estrés que pueden pasar meses hasta que nos vuelve a sorprender algo.

2 El sonido de las máquinitas es el preludio de una sala de torturas

El sonido de los aparatajes cuando nos reciben en la entrada de la clínica pueden llegar a generar en una persona un rechazo similar al de rascar una pizarra con las uñas cortitas hasta dejarlas a ras de cutícula. No te digo más.

3 El olor y el sabor

El latex… maldito latex, es un sabor que nos gustaría limitar exclusivamente en los preparativos de los cumpleaños de nuestros hijos, sobrinos, nietos al inflar los globitos.

4  ¿Qué es esa pasta que incrustáis en los dientes que nos llega hasta la campanilla?

Es una especie de imprudencia voluntaria en la que nos dejamos hacer tragar una pasta insufrible sin saber con qué fin, ni para qué. Pero lo aceptamos.

5 Interrogatorios

¿Cuántas veces te lavas los dientes? ¿Cada cuánto cambias el cepillo? ¿Usas hilo dental? ¿Para cuánto tiempo más vas a dejar el enjuague bucal? ¿Por qué no has venido antes? ¿Quién te ha recomendado? ¿Vives por aquí cerca? ¿En que año…. ¡Que te calles ya cansino!

6 El sentimiento que produce por pagar por algo que nos hace sufrir.

El dentista no es barato, eso es así. Las endodoncias, empaste, ortodoncias, no son tratamientos ni baratos ni cómodos. Preferiríamos invertirlos en tratamientos gastronómicos en alguna clínica como el Bully o Arzac.

7 Tener que ir y no querer.

Es tan sencillo como ir y que nos deje de doler, o seguir con el dolor. No hay otra opción.

8 No poder comer hasta dentro de unas horas cuando vamos al dentista.

¿Encima de que nos deja la boca como un bostezo, no podemos comer? Lo peor de todo es cuando no has comido y te pasas el día muerto de hambre.

9 La anestesia.

La sensación que te deja la anestesia después de salir de la clínica es similar a la de ir disfrazada de Carmen de Mairena durante horas. Te conviertes en un payaso con un tiempo de éxito demasiado corto como para tener que hacer el ridículo de semejante modo.

10 La próxima visita.

Siempre hay que volver. No hay una sin dos, ni dos sin tres. ¿Existe algún dentista que te lo haga todo del tirón y no tener que volver hasta dentro de 1 año? Lo compro!

Valora este artículo
Redacción I&D

Desvelamos el intrusismo en el sector de la odontología y defendemos la práctica profesional de los dentistas que ofrecen un servicio seguro y de calidad.

Ver todas las publicaciones de Redacción I&D

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies