Clínica abierta en calle 31 de Diciembre. Afectados por Vitaldent

Los afectados por Vitaldent en Baleares siguen siendo ignorados

Comentarios desactivados en Los afectados por Vitaldent en Baleares siguen siendo ignorados 248


Hace ya 4 años que se dio el cierre repentino de 2 clínicas dentales de la marca franquiciada Vitaldent situadas en las calles 31 de Diciembre y Pascual Ribot de Palma de Mallorca, dejando atrás un alto número de denuncias y afectados, y que hasta la fecha no han conseguido solucionar su situación a pesar de que Vitalden aseguró que se haría cargo de todos los afectados por el cierre.

El colegio Oficial de Dentistas de Baleares en nombre de su presidente Guillermo Roser ha comentado su preocupación sobre los afectados por Vitaldent a los medios:

Un número incuantificable de ciudadanos de la capital está a expensas de que la Justicia resuelva sus casos. Unos consiguieron finalizar sus tratamientos en otras clínicas de la marca. Otros, simplemente quedaron en el olvido.

Tras esto, y debido a las denuncias llevadas a cabo por los perjudicados, la clínica Vitaldent decidió poner en marcha una campaña para dar sus explicaciones sobre lo ocurrido, realizando una importante inversión en diferentes medios y soportes publicitarios de la región, y en la que comunicó a los usuarios afectados por Vitaldent su intención de atenderlos a todos en otras clínicas de la zona. «Solo precisarían acreditar mediante algún documento similar que estaban recibiendo tratamiento en alguna de esas dos clínicas». Según el presidente de Colegio de Dentistas, fue simplemente un lavado de imagen.

Uno de los casos que han visto la luz, es el de Olga S. quién ha venido sufriendo desde el 5 de marzo del 2010 los infortunios de lo que ella define como  «el gran engaño», y en el que tras firmar con la clínica de la Calle 31 de Diciembre el implante de 2 piezas dentales por valor de 2.675€ ha tenido que sufrir un trato deplorable y una inversión de otros 4.000€ más en otra clínica dental ajena a Vitaldent, para poder finalizar su tratamiento.

Olga S. lamenta todo lo que le ha sucedido en estos últimos 4 años y reprocha sobre el sufrimiento que ha tenido que vivir, simplemente por querer mejorar su salud bucodental.

He necesitado tres años para recuperarme. Ha sido una pesadilla. El dolor se extendió hacía el nervio auditivo y visual e impidió que pudiera realizar vida normal

Hay otros casos en el que ni siquiera han llegado recibir el tratamiento, como es la historia de un anónimo (no revela su nombre porque está a la espera de sentencia judicial) que con intención de colocarse unas carillas dentales precisó de hasta cuatro sesiones, las cuales no requirieron ningún tipo de radiografía u otra prueba médica. A pesar de que esta persona entregó la factura como prueba evidente de su contrato con una de las clínicas cerradas, se le negó el tratamiento en una de estas otras clínicas de la zona que Vitaldent prometió a sus clientes. Ella lo explica de este modo:

Entonces ¿cómo iba a justificar que estaba en fase de tratamiento? También me obligaron a pagar antes de comenzar el proceso. Como es obvio, tenía la factura pero desde Vitaldent alegaron que no era suficiente.

Ambas afectadas animan a que los afectados por estas clínicas dentales denuncien sus casos y luchen por sus derechos como pacientes.

Redacción I&D

Desvelamos el intrusismo en el sector de la odontología y defendemos la práctica profesional de los dentistas que ofrecen un servicio seguro y de calidad.

Ver todas las publicaciones de Redacción I&D

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies