El cigarrillo electrónico no es tan bueno como parece

Comentarios desactivados en El cigarrillo electrónico no es tan bueno como parece 11

Equiparar el cigarrillo electrónico al tabaco convencional es la reivindicación de la CNPT que respalda el Consejo General. El cigarrillo electrónico también contiene muchas sustancias tóxicas, contamina, y puede ser la vía de entrada al consumo de tabaco convencional para los más jóvenes. La OMS tampoco esta a favor de esta moda, y desaconseja recomendar el cigarrillo electrónico para deja de fumar progresivamente.

NOTA DE PRENSA-. El Consejo General de Dentistas ha respaldado la solicitud realizada por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) al Ministro de Sanidad, D. Alfonso Alonso, para equiparar la regulación del cigarrillo electrónico a la del tabaco convencional.

El objetivo que se persigue es preservar la salud pública mediante los avances conseguidos en la prevención y control del tabaquismo, y reducir la importante carga de morbimortalidad asociada al consumo del tabaco.

Para ello, se ha alertado al ministro de Sanidad de que el cigarrillo electrónico, aunque pueda considerarse menos tóxico que el tabaco convencional, contiene sustancias potencialmente tóxicas, tales como el formaldehído y acetaldehído.

Asimismo, la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen nicotina que, además de ser un tóxico cardiovascular, es una sustancia altamente adictiva. Y, aunque en menor medida que los cigarrillos convencionales, también contaminan el aire.

Por otro lado, se ha puesto de manifiesto que –hasta la fecha- no existen evidencias sólidas que apoyen que el uso del cigarrillo electrónico sea una herramienta efectiva para dejar de fumar. En este sentido, cabe señalar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja recomendar el cigarrillo electrónico como estrategia para dejar de fumar.

A pesar de lo anterior, se está produciendo un aumento en el consumo de cigarrillos electrónicos entre los más jóvenes debido, entre otros motivos, a que se ofrecen sabores atractivos para la juventud, y a que se publicitan como una innovación tecnológica inocua, aunque la realidad es que contienen sustancias potencialmente tóxicas y constituyen una puerta de entrada al consumo de tabaco convencional.

Por eso, se ha solicitado a las Autoridades Sanitarias que antepongan la salud pública a otro tipo de intereses, que mantengan los logros alcanzados con la Ley 42/2010 (Ley de Tabaco) entre los que destaca el haber contribuido a que el tabaco haya dejado de estar socialmente bien aceptado, y que se siga avanzando en este sentido con una regulación que equipare los cigarrillos electrónicos a los productos derivados del tabaco.

Redacción I&D

Desvelamos el intrusismo en el sector de la odontología y defendemos la práctica profesional de los dentistas que ofrecen un servicio seguro y de calidad.

Ver todas las publicaciones de Redacción I&D

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies