Marketing y estrategia de las clínicas dentales

El Marketing de las clínicas dentales y su publicidad de promesas incumplidas. ¡Aquí están las pruebas!

4 6627

Son muchas las publicaciones en prensa, prensa digital, televisión, radio y otros medios, donde hemos podido llegar a ser impactados por las campañas publicitarias que realizan las grandes clínicas dentales franquiciadas que realizan suculentas inversiones en este aspecto.

La publicidad  y estrategias de marketing de las clínicas dentales  parecen ser bastante exitosas dada la complejidad y creatividad con la que han sido formuladas y en la que todos los activos de la empresa funcionan en un perfecto engranaje para obtener el mayor beneficio en el menor tiempo posible.

Este panorama marketiniano está azotando duramente a las clínicas odontológicas tradicionales y que no están siendo tenidas en cuenta por los dentistas, que se encuentran más centrados en sus funciones como odontólogos que en las de empresario. Estos problemas sumados a la crisis y la plétora profesional, están mermando la viabilidad de este tipo de clínicas.

Ahondando en cuestiones de marketing, podríamos decir que actualmente existen 3 tipos de estrategias exitosas que operan en el sector, siendo 2 de ellas las que han irrumpido de forma predominante en los últimos años y que están generando una competencia que por un lado está desestabilizando la viabilidad de algunas clínicas dentales, y por otro está generando de un estado de desconfianza  hacia el sector a causa de las la incongruencia en la diferencia de precios ofertados.

Las estrategias de marketing de clínicas dentales que actualmente operan en España y resto de Europa en la actualidad:

1 Estrategia de precios agresivos, que intenta captar a los clientes mediante unas condiciones de coste muy atractivas mediante precios muy baratos, pero que no fideliza con el cliente y que en muchos casos obliga a estas clínicas, dada las condiciones de su operatividad, a dar un servicio de baja calidad y de forma acelerada.

2 Estrategia “Me-too”, que se basa en colocarse cerca de la competencia y con precios más baratos y por lo general, de menor calidad. Las condiciones del servicio son muy parecidas a la primera, ya que soportar los costes bajos supone tener que aumentar el ritmo del servicio, por lo que el trato personalizado desaparece para convertirse en un servicio al que denominaremos “de ganado”.

3 Estrategia de distinción, que es la única base para un marketing dental de éxito. Esta estrategia trata de conseguir la mejor de las reputaciones mediante un sistema de servicios y  productos excelente y con unos precios adaptados a la calidad de los mismos. Esta estrategia a pesar de que requiere mayor inversión, esfuerzo y tiempo, los resultados son duraderos y sostenibles.

Agrasisvos objetivos y facturación de las clínicas dentalesLas 2 primeras estrategias son las llevada a cabo en la actualidad por las franquicias dentales low-cost, con grandes inversiones en televisión y buzoneo en los barrios donde operan entre otras acciones publicitarias. A pesar de que estas estrategias dan resultados muy rápidamente, suelen desmoronarse en el tiempo, como hemos podido comprobar en otros sectores como ha sido el caso de Corporación Dermoestética.

No obstante es tal la agresividad y magnitud de las acciones de marketing de las clínicas dentales, que no dejan impasibles a los usuarios que ven una oportunidad de ahorro acudiendo a este tipo de centros.

Y ahí comienza el calvario. Una vez que el usuario ha entrado en las redes de marketing bajo una excelente campaña de publicidad y decide acudir a una clínica franquiciada, toda la maquinaria es engrasada y comienza a trabajar para conseguir el mayor beneficio de las posibles ‘patologías’ extraidas de un dudoso diagnóstico que no será defendido por un profesional odontólogo, sino por un comercial experto en las artes de persuasión y convicción.

Las acciones comerciales que operan una vez el paciente han sido diagnosticado son producto de las exigencias empresariales de la organización, quién a partir del establecimiento de rigurosos y severos objetivos de facturación, obliga a los operarios de sus clínicas a tomar decisiones en las que prevalece los intereses empresariales a los de la propia salud de sus pacientes.

Aquí dejamos algunas pruebas de lo que decimos:

 

Todo está organizado y meticulosamente estudiado. Cualquier opinión o duda por parte del paciente ya tiene una respuesta preparada y una propuesta económica o promoción definida. Eso sí, todo ello bajo un aparente escenario de improvisación y en la que en apariencia solo existen las ventajas, los beneficios y las buenas intenciones.

Redacción I&D

Desvelamos el intrusismo en el sector de la odontología y defendemos la práctica profesional de los dentistas que ofrecen un servicio seguro y de calidad.

Ver todas las publicaciones de Redacción I&D

Artículos relacionados

& Comentarios

  1. Miguel Angel Garrido Fernández 26 Septiembre, 2015 a 2:34 pm

    Esta claro que un mundo globalizado y donde la sanidad comienza a ser mas que un derecho un negocio, la salud dental ha experimentado un desarrollo a nivel de negocio muy fuerte. De unos años a esta parte raro es el barrio o localidad donde no ha surgido una clínica dental, bien siguiendo un modelo de franquicia comercial, bien a título particular de un odontólogo pero con las marcadas pautas que el márketing hoy día requiere para atraer a la clientela. No soy yo precismanete muy defensor dd la sanidad privada y soy de la opinión de que debiera ser el Estado el que, a través de su sistema público de sanidad garantizara la salud bucodental de los ciudadanos. Pero no es menos cierto que gracias a la presencia de estas clínicas la salud dental se ha convertido en un servicio mas extendido y accesible a la gente. Gente que antes de la aparición de estas clínicas no tenia la capacidad económica para acceder a un tratamiento y que ahora, gracias a la bajada generalizada de precios y el acceso a la financiación tiene la oportunidad de hacerlo. Hasta ahora estos tratamientos estaban limitados a personas con la suficiente capacidad económica como para afrontarlos, entre otros motivos debido al abuso que se ya hecho durante muchos años por parte de un colectivo que se ha hecho rico a base de cobrar unas tarifas inasumibles por la mayoría de la gente. Colectivo que hoy día ha visto como una profesión que antes estaba formada sólo por la elites hoy día es accesible a cualquiera gracias a la educación pública y en la que no hace falta ser hijo de un rico dentista para acceder a dicha profesión. Colectivo que ha visto como su tarta del pastel cada vez es mas pequeña. Que no ha sabido adaptarse a una nueva situación que las grandes marcas sí que han sabido aprovechar. Que hay quejas por el servicio que se presta en estas clínicas, por supuesto. Es normal que una clínica que atiende a 4 o 5 mil pacientes tenga mas reclamaciones que una que tiene 500, o 100. Que hayan heredado los vicios de otras marcas y empresas en lo relativo la publicidad y el marketing, seguro. Para eso están las asociaciones de consumidores, los tribunales de arbitraje y en definitiva la ley. Pero el pataleo que refleja esta web junto con su sospechosa falta de información sobre quien está detrás, no hace mas que acrecentar mis dudas acerca del papel o la intención del mismo. Acaso está detrás ese colectivo ninguneado y cabreado porque le han robado su trozo de queso…?

  2. Redacción I&D 28 Septiembre, 2015 a 8:18 am

    Su reflexión D. Miguel nos parece poco sostenible. Es cierto que la reciente guerra comercial que hoy en día se batalla en el mercado odontológico ha provocado una competencia de precios a la baja por parte de las clínicas dentales franquiciadas con “aparentemente” precios más ajustados y asumibles por una parte de la población con menores recursos económicos. Pero es este mismo grupo de ciudadanos son los que más están sufriendo los abusos de estrategias de marketing agresivas con publicidad engañosa. Son los de siempre lo que tienen que pagar estos abusos, los trabajadores, los más desfavorecidos, los más indefensos, los más vulnerables. La idea de “accesibildad a cualquier precio” no nos parece acertada y mucho menos si el precio se paga con la salud. Cierto es que no todas las clínicas ni todos los profesionales son iguales, pero desde luego el nuevo modelo de negocio de las franquicias dentales han hecho disparar las denuncias en el sector de la odontología y todo esto no ha ocurrido por casualidad.

  3. Arturo 25 Diciembre, 2015 a 8:49 pm

    El mercado ha hecho que se transforme el sector odontológico, de un sector sanitario a un sector de mercadeo en el hay que venderse al mejor postor, aunque eso suponga jugar con la salud de la gente
    Soy odontólogo, y he trabajo en una clínica de una conocida franquicia(aunque se vendan como que no lo son). Por un lado, a los profesionales que trabajamos alli nos presionan constantemente para sobre inflar los tratamientos (en mi caso, al negarme de forma reiterada a realizarlo, por tener una ética, me costó el puesto). Los compañeros que trabajan alli son recién salidos (aunque en algún momento tienen que empezar) y son mucho más manejables por los expertos comerciales que hay en cada una de estas clínicas y que son los que finalmente cierran los tratamientos. Estos comerciales hacen lo que les sale en gana. En mi caso me costó muchas discusiones, porque en el gabinete yo diagnosticaba una cosa y en el tratamiento que había cerrado el comercial en el despacho era otro ( por supuesto , estaba inflado!). Por otro lado, la publicidad que hacen es totalmente engañosa, como por ejemplo: implantes a 222 euros. Eso es lo que publicitan, pero luego en el presupuesto sale de la nada la corona, la segunda cirugía, aditamentos…..en fin , que un implante se pone en mil y pico. Si a eso sumamos que los implantes que usan son de las peores calidades del mercado y los protesico con los que colaboran son los más cutres, que usan materiales malos. ¿donde esta la ventaja? Sale al mismo precio o más caro que en una clinica no franquicia, pero con calidades malisimas. El profesional que te trata cada vez es uno diferente y ni te conoce ni sabe de que va tu caso. Las garantías que dan de por vida no son verdad. Sólo dan garantía de la rotura del implante ( que es rariiiisimo que eso ocurra). En cambio, si el implante no se integra bien con el hueso o si la prótesis no va bien al poco tiempo de colocartela se lavan las manos ( y eso si que es más frecuente). Este tipo de clínica tienen unos objetivos económicos mínimos que realizar cada mes….pobre de ti si vas a fin de mes y no han cubierto su objetivo…t va a tocar un presupuesto inflado.
    Aunque opino que es una vergüenza el estado actual del sector sanitario, en el que anteriormente se han abusado de precios altos….hoy por hoy se tiene sobre explotado al profesional a un coste de reducir las calidades de los tratamientos….DE LA SALUD DE LA GENTE. La sanidad pública debería cubrir una mayor cobertura de los tratamientos odontologicos. La solución no es no poner número clausus de licenciados por año y mirar para otro lado por parte de los colegios odontologicos al ver el intrusismo de grupos de inversores que les importa bien poco la salud de las personas que tratan en sus clínicas franquicia

  4. Fran 22 Octubre, 2016 a 10:14 am

    Acabo de leer este artículo y me ha parecido muy interesante. Soy odontólogo y jamás he trabajado en una franquicia. Desde mi punto de vista, el trabajo en  en españa se ha universalizado, hoy en día  compramos, vendemos e  inviertimos sin pararnos a pensar en nada mas. Hemos perdido las raices y los valores que nos han llevado a donde estamos y los hemos vendido al mejor postor. Toma por ejemplo los grandes empresarios españoles de este siglo, ¿que nos han traido? La ropa barata y de consumo habitual, comida al por mayor , casas de papel a cambia de salarios basura. Y nosotros los consumidores nos hemos lanzado a ello porque somos los verdaderos culpables de donde nos encontramos. Hemos permitido que  un mundo laboral construido sobre el la razón y la vocación , y nos hemos arrojado en un caos de guerra de precios  irracionales. Pero la es nuestra, del consumidor. En la odontologia no ha pasado diferente, hemos desnudado la profesion de cualquier atisbo de humanidad y profesionalidad y lo hemos convertido en un ticket de la compra. No he podido dejar de fijarme que en tu articulo, no dudas en  señar en nombre y logos de las empresas, pero escondes los nombres de los “colaboradores”, los doctores, al fin y al cabo, a nadie le obligan a trabajar en malas condiciones. Es muy cobarde decir “me obligan a trabjar…. me presionan… se que trabajo mal,  pero me obligan porque las condiciones”, lo valiente y lo eticamente correcto seria dejar ese trabajo cua do sabes que estas haciendo daño a.los demas mientras echas la.culpa a la empresa. Ya lo dijo Quevedo:”poderoso caballero es Don dinero”, y es que señores ( y conste que no tengo ningun interes en las franquicias) hay que dejar de ser hipócrita, y echar a cada uno la responsabilidad que le corresponde. A mi no me vale que descarguen culpas contra la empresa cuando el empleado es complice de hecho, al fin y al cabo los empastes no los hace la empresa, sino un odontólogo. Esta situacion solo.se arreglará cuando los verdaderos artifices de  la misma , se den cuenta que son ellos los que tienen la capacidad de cambiar las cosas,  que la decision esta en su mano, que todo esto solo es posible gracias a su silencio y colaboracion, que el verdadero valor no está.en culpar  al empresario, sino en roconocer que lo que está haciendo mal y empezar.el cambio por uno mismo, aunque eso signifique acabar trabajando de otra cosa, aunque despues de 5 años de carrera y 3 de master acabes en un empleo que diste mucho de lo que pensabas que serias en un futuro, tanto profesional como economicamente, pero al menos, seras una persona de valores, ¿os lo imaginais?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies