sanidad

La Sanidad Pública ignora el valor de la salud dental

1 597

La Sanidad Pública ha podido apreciar como en apenas unos años, las franquicias odontológicas han aterrizado en España con unos argumentos devastadores: facilidades de financiación, bajos precios y alta tecnología. El objetivo de estos modelos dentales ha sido cubrir un nicho de mercado muy favorable para numerosos consumidores, dado que la Sanidad Pública apenas cubre el campo bucosanitario y ciertas consultas tradicionales aplican unos precios elevados en sus tratamientos. Por esta misma razón, miles de ciudadanos han optado por ésta novedosa solución como alternativa a las ya existentes.  Sin embargo, este modelo de negocio, orientado más a la parte económica que a la salud en sí, acaba por desmoronarse y por producir daños colaterales en el bienestar de la sociedad.

Primero llegó el desatado caso de las clínicas dentales Funnydent y ahora, la franquicia odontológica más afamada de España, Vitaldent, ha provocado un nuevo escándalo que ha puesto en cuestión el tratamiento y el cuidado bucodental de las franquicias dentales. También cabe destacar que entre el periodo 2015-2016, y de una forma más sigilosa a nivel informativo, la Comunidad Valenciana se ha visto sometida al cierre inesperado de varias clínicas dentales, entre ellas Vegamar o Gestident. Ahora bien, ante tales acontecimientos, la incógnita que se les presenta a muchos ciudadanos es saber si la Sanidad Pública ignora el valor real de la salud bucodental.

Parece ser que la escasa preocupación de la Sanidad Pública en poner un coto a estos modelos dentales se ha visto reflejada con un prolongado descontrol de operaciones empresariales y financieras como Vitaldent o Funnydent, entre otros. En este momento, según datos del Consejo General de Dentistas, las 19 cadenas dentales más importantes de España cuentan con más de 1.000 centros y, aproximadamente el 56% de las quejas que ha recibido la entidad colegial proviene de la gestión de estas clínicas. Sin embargo, lo que realmente llama la atención, es que este tipo de negocios sea procesado antes por un fraude fiscal que por su mal servicio. En una búsqueda rápida por Internet es posible localizar foros en dónde cuestionan el papel de las franquicias dentales, y no la profesión del dentista.

Vitaldent y Funnydent no son un caso aislado y la mayoría de las clínicas dentales “low-cost” deberían ser investigadas por el tipo de gestión. Los derechos del paciente son fundamentales y no por ello deben ser minimizados. La higiene bucal siempre ha sido la gran olvidada en la Sanidad Pública y por eso muchos profesionales del sector han invertido para lograr sus legítimos frutos, pero también especuladores sin conocimientos médicos han aprovechado este vacío para abusar de la confianza de los profesionales y del desconocimiento de los usuarios. Todo indica que el criterio comercial es más importante que el criterio médico. Por lo tanto, ¿dónde están los mecanismos de control de Sanidad?

La regulación del sistema de la salud bucal es una necesidad urgente en un país con una tasa de envejecimiento tan elevada. Urge que la Seguridad Social comience a atender, por lo menos, los problemas que la higiene personal no consigue evitar, porque la ortodoncia no es una cuestión estética. Por otro lado, una oficina de farmacia debe estar tutelado por un licenciado en la materia, mientras que una clínica dental, cualquiera que tenga dinero. Queda expuesta una serie de problemas que los odontólogos afrontan cómo pueden, pero ahora hace falta que la Sanidad active sus mecanismos de control y regule aspectos cruciales para la profesión. Empezando por las franquicias dentales, pasando por la publicidad engañosa y la plétora profesional, y terminando con avances de cara a la Sanidad Pública.

5 (100%) 1 vote
Tagged with: ,
Redacción I&D

Desvelamos el intrusismo en el sector de la odontología y defendemos la práctica profesional de los dentistas que ofrecen un servicio seguro y de calidad.

Ver todas las publicaciones de Redacción I&D

Artículos relacionados

1 Comentario

  1. katacloska 19 febrero, 2016 a 2:18 pm

    La Sanidad Púeblica debería ofrecer tratamientos ‘gratuitos’ para la salud bucodental. En mi opinión, la boca , parte del cuerpo como puede ser un brazo o el hígado, debería entrar dentro del campo de la salud del cuerpo; y por ende, debería estar integrado en el plan sanitario de la S.S.
    No creo que se deba ir estrictamente a un dentista privado sólo porque la S.S. no cubre la cirugía dental, o implantes, y demás casos más complicados que la extracción de muelas. Desde el médico de cabecera, hasta un neurólogo, el individuo español tiene la opción de poder elegir si quiere ir de forma pública o por lo privado. ¿Por qué con la boca es diferente? ¿ Es más importante un dedo que los dientes? Mas aún, y sinceramente creo que se puede medir la importancia de las diferentes partes del cuerpo, ¿ no es la boca (primera parte del aparato digestivo) algo que tener muy en cuenta?
    Lo dejo en el aire….

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies